Museos abiertos/ edificios cerrados: los museos chilenos durante la cuarentena

15 de febrero de 2021

La publicación Museos en cuarentena: Prácticas de conexión con los públicos muestra cómo los museos han sostenido su rol social en este escenario con mucho compromiso y creatividad, además de identificar los aciertos y los desafíos experimentados.

Título descriptivo de la imagen

Autoras: área de Estudios, Subdirección Nacional de Museos.

La pandemia de covid - 19 y la consiguiente transformación en la vida social generada por las medidas de distanciamiento y cuarentena impactaron en el funcionamiento de los museos. A nivel mundial, estos espacios han suspendido y/o modificado la forma de llevar a cabo sus actividades presenciales. Durante los primeros meses de la pandemia, la mayoría de ellos cesaron sus servicios presenciales. En mayo de 2019, Unesco informaba que casi un 90% de los museos del mundo habían cerrado sus edificios. Pese a esto, muchos de estos espacios continuaron difundiendo la cultura y el patrimonio y conectándose con sus comunidades por medio de diferentes canales, destacando el virtual.

Los museos chilenos también se vieron afectados por este nuevo escenario y prontamente las preguntas relativas a cómo seguir ejerciendo su rol social en este escenario de encierro se tomaron su quehacer. Cabe señalar que estas reflexiones se sumaron a las que ya venían realizándose a la luz del proceso de transformación social iniciado en octubre del 2019.

Entre las diferentes acciones realizadas en este nuevo contexto, la virtualidad tomó protagonismo. Usando etiquetas como #QuédateEnCasa, #CulturaEnCasa, #MuseosEnCasa y #EligeCulturaEnCasa, los museos compartieron variados contenidos sobre sus exhibiciones y colecciones, material educativo, además de lúdicas actividades para dar a conocer su patrimonio. Y aunque actualmente algunos de estos espacios culturales están en proceso de reapertura, este influjo no ha cesado, mostrando que el espacio virtual llegó para quedarse.

Con el objetivo de comprender cómo se modificaron las acciones digitales llevadas a cabo por los museos chilenos durante la cuarentena, la Subdirección Nacional de Museos realizó el estudio Museos en cuarentena: Prácticas de conexión con los públicos. Se trata de la primera investigación nacional que brinda información sobre las acciones digitales de museos chilenos durante la primera etapa de cuarentena. Participaron 103 museos del Registro de Museos de Chile, los que respondieron una encuesta sobre las acciones digitales que desplegaron entre marzo y septiembre de 2020.

La publicación destaca cómo los museos han sostenido su rol social en este escenario con mucho compromiso y creatividad, además de identificar los aciertos y los desafíos experimentados. Entre los datos que levanta, encontramos que todos los museos que participaron de la encuesta cerraron sus edificios (100%), pero la mayoría siguió en conexión con sus públicos (91%). Los museos continuaron vinculándose a sus comunidades principalmente por medios digitales como Facebook, sitio web e Instagram .

Siguiendo la tipificación propuesta en el informe de Unesco Museums around the world in the face of COVID-19, se identificaron cuatro tipos de acciones digitales desarrolladas por los museos chilenos: productos digitales previos, producto digitales nuevos, actividades presenciales en formato digital y actividades digitales nuevas. Entre ellas, las más comunes fueron las asociadas a difusión de productos digitales, tanto nuevos (89%) como ya existentes (80%), tales como material didáctico, campañas en redes sociales y exhibiciones en línea, entre otros. Además, supieron adaptar sus actividades presenciales previamente programadas a un formato digital (56%), además de generar nuevas actividades digitales de transmisión en directo (54%) como seminarios, talleres o conferencias. Esta diversidad demuestra que los museos cuentan con los contenidos para poder desarrollar programación en línea que les permite seguir conectados con sus audiencias.

Aunque los museos ya empleaban plataformas digitales, la cuarentena aceleró su uso. Antes de la pandemia los museos publicaban contenidos entre una vez al mes y una vez a la semana (65%), con la cuarentena este ritmo aumentó entre dos veces a la semana y más de una vez al día (59%).

La mayoría de los productos y las actividades digitales fueron realizados por las áreas de comunicaciones, de mediación y de dirección de los museos. Sin embargo, la creación de estos nuevos contenidos propició un trabajo transversal, integral y reflexivo en los equipos de museos. La cuarentena puso a prueba capacidad para comunicar, generar diálogos con sus públicos y acompañarlos, yendo más allá de la difusión de sus colecciones y exhibiciones. Es así como en el centro de su quehacer estuvo el compromiso hacia las comunidades, difundiendo patrimonios, historias y memorias que unían pese al distanciamiento físico.

A su vez, el nuevo contexto instaló la urgencia de abordar problemáticas como el uso de herramientas digitales y la importancia de la programación. Los equipos de trabajo tuvieron que hacer frente al escaso de conocimiento y capacitación en el uso de plataformas tecnológicas, además de la falta de disponibilidad de herramientas digitales adecuadas. Mientras que desde el punto de vista de la programación, se evidenció la necesidad de diversificar los contenidos digitales para mantener la interacción y vinculación con los públicos.

Museos en cuarentena: Prácticas de conexión con los públicos muestra la capacidad creativa y de adaptación desplegada por los museos ante el cierre temporal de los edificios en que desarrollaban sus actividades presenciales. Demostrando con ello lo importante que es para estas instituciones la vinculación y comunicación con sus públicos. A su vez, el estudio da cuenta de cómo los museos comprendieron y/o reafirmaron la importancia de manejar herramientas digitales y el desarrollo programación digital para distintos públicos. Así, aunque la mayoría pudo seguir ejerciendo sus funciones, se hizo evidente la necesidad de una mayor infraestructura y apoyo institucional para abordar los desafíos de la conexión digital con los públicos.

El estudio también es una invitación a reflexionar sobre las nuevas perspectivas que se abren para el trabajo museal en el contexto de pandemia y pos pandemia. En primer lugar, aparecen cuestiones como la problematización de lo digital. La experiencia digital tiene sus particularidades y puede ir más allá de la replicación virtual de una experiencia presencial. En este sentido, cobra importancia la generación de contenidos digitales como otra línea de trabajo con sus propios objetivos y proyecciones dentro del quehacer museal. En otro ámbito, si bien lo virtual ha sido un medio útil durante la crisis, su distribución y manejo no son equitativos social y territorialmente. Lo digital por sí solo no es garantía de acceso, lo que instala por una parte, la necesidad de explorar e implementar otras formas de comunicar la cultura y el patrimonio; mientras que por otra, invita a repensar la forma en que se generan y comunican los contenidos. En segunda instancia, nos encontramos con los desafíos que implican las aperturas paulatinas ¿Cómo las medidas para el control de la propagación del covid- 19 modificará la experiencia de visita y junto con ello la práctica de asistir a los museos?

Les invitamos a leer, compartir y comentar este trabajo que entrega un panorama sobre cómo los museos chilenos enfrentaron este momento tan particular. Esperamos que sus datos y conclusiones aporten al necesario debate sobre el rol social de los museos del siglo XXI en tiempos de crisis y de cambios.

Galería

Título de la imagen
Pie de foto